Radio Pedal Home

Entre platos y cultura

Entre platos y cultura

En el primer programa de Colectivos 2017 nos visitaron Andrés Fernández, Mauro Mazzini y Felipe Belmar, integrantes del colectivo La Fraterna, un emprendimiento cooperativo y autogestionado, dedicado a la gastronomía, el arte y la cultura.

Como colectivo, y a partir del vínculo de amistad que une a los integrantes fundadores del grupo, dieron sus primeros pasos en el barrio Capurro, en una casa sobre la calle Fraternidad, que da origen al nombre actual del proyecto. Allí instalaron un servicio de producción y venta de pasta casera. En el año 2014, el emprendimiento crece y llegan al balneario Valizas, donde instalaron un restorán que trabajó durante varias temporadas. Actualmente se encuentran instalados en Ciudad de la Costa, puntualmente en el balneario Médanos de Solymar. Por La Fraterna han transitado más de treinta personas.

El devenir de sus experiencias como colectivo los posiciona ante un emprendimiento que excede lo culinario, a pesar de que centra gran parte de sus servicios en este ámbito. En el local funciona un restorán de miércoles a domingos a la noche, mientras que en el día se realizan diversas actividades culturales y talleres abiertos a todo público: yoga, pilates, salsa y fotografía son algunos de los movimientos que conviven en el mismo espacio, también hay una huerta, con la que abastecen parte de sus recetas.

Los integrantes de La Fraterna comparten la idea de autogestión como pilar base, elemento que ha sido fundamental para su crecimiento y transformación. Se organizan mediante comisiones para facilitar la gestión: comunicación, legal, administración, finanzas y personal son las áreas de trabajo donde comparten responsabilidades y tareas, tomando decisiones a partir de consensos que el grupo genera.

Felipe, uno de sus integrantes, que se sumó al colectivo cuando ya estaba en funcionamiento contó: “Yo llego a La Fraterna y me encuentro con un espacio donde no existe la manera hegemónica de la lógica convencional, no hay una estructura vertical, cada semana, en cada reunión, preparamos una sugerencia para variar la carta, nace desde el bachero hasta el mesero” y resaltó: “Es un espacio realmente libre para tu quehacer”.

Sobre el menú que ofrecen, Mauro comenta que es variado e integrador: hay comida para vegetarianos, veganos y celíacos. También le dan importancia al hecho de que sean productos caseros, sencillos, ricos y económicos. Cuentan con un menú fijo y sugerencias, que muchas veces están determinadas por algún ingrediente específico que consiguen o les ofrecen, de esa manera diversifican y optimizan sus platos.

Uno de sus objetivos es el vínculo con productos y redes de productores orgánicos, proceso de conocimiento y ayuda mutua que están transitando. Hay un interés por el cuidado del otro al momento de elegir qué comer y cómo hacerlo.

Además de espectáculos en vivo, el espacio presenta una diversidad que invita a los diferentes vecinos. Esta característica versátil da al lugar un toque único y deja ver la importancia que el grupo otorga a cada una de las personas que lo integran. Mauro cuenta que hay diferentes inquietudes en los integrantes del colectivo y el espacio habilita a que todas puedan desarrollarse.

La dinámica de La Fraterna sin duda trasciende lo tradicional y brinda a su entorno la posibilidad de una experiencia diferente, haciendo posible que quienes allí concurren vivan ese momento de una manera especial y, en palabras de los invitados, también horizontal en la interacción, donde el cliente no siempre tiene la razón.

 

Texto: Colectivos

Foto: Tomada del FB de La Fraterna

17 marzo 2017 Colectivos

Facebook FanBox