Radio Pedal Home

Sr. Motta: Música para jugar, experimentar y desprenderse

Sr. Motta: Música para jugar, experimentar y desprenderse

Como cada miércoles, el cartel rojo de “Al aire” se enciende en Radio Pedal y en Sapos de otro pozo recibimos siempre a un artista distinto que nos viene a mostrar su música, ya sea banda, solista, instrumentista, cantautor, etc.

Esta vez, tuvimos el agrado de tener a la agrupación (no me da para decir banda) Sr. Motta.

La base de Sr. Motta está conformada por Francisco Stareczek (guitarra), Agustín Silvera (saxofón) y Matías Rodríguez (percusión). Ellos mismos vinieron a contarnos la previa del show que dieron el sábado 11 de noviembre, en la Sala Camacuá, junto a la artista brasileña Larissa Nalini, más conocida como LaBaq, en donde hicieron un espectáculo intercalando canciones de ambos artistas, en un show que dieron en llamar Desprenderse y Volar, haciendo alusión a los nombres de los discos que tienen editados cada uno.

Otros músicos que conforman esta agrupación son Kamo Piquela (el hombre del bajo y el cariño) y Federico Abella (batería y percusión), entre otros músicos que grabaron el disco. Todos ellos forman parte de Usina 99 y fueron los que participaron en la grabación de Desprenderse.

La banda comienza tras la disolución de Los Roques. Estos mismos músicos tomaron un rol más itinerante y decidieron darle una vuelta de tuerca e iniciar Sr. Motta, donde se involucra mucha gente y es un depósito de muchas canciones. El juego es crear y experimentar y con este disco empezaron a incursionar en la poesía.

Las canciones de Desprenderse arrancan con textos recitados, por ejemplo, de Alfredo Zitarrosa, Roque Dalton, Juan Gelman y algunos propios.

El disco tiene algo romántico y amiguero ya que se grabó a seis u ocho manos. Las canciones las fueron componiendo entre ellos, pero, de a poco, empezaron a darle libertad a más gente y a dejar que fluyera. Una especie de vale todo.

Pasa lo mismo en sus shows en vivo donde invitan a poetas o a la gente a participar. En cada show se da algo improvisado y ceremonial, cada show es único y los sorprende a ellos mismos.

El nombre del disco, Desprenderse, tiene un significado de transformación complejo, de ejercicio permanente y de estar en plena metamorfosis.

Más allá de que hay que marcar algunas estructuras, sobre todo a la hora de la grabación, la idea de la banda siempre es liberarse. “Es un juego fino”, cuentan, las versiones de los temas del disco son completamente distintas a lo que salen en el vivo y eso es parte de la transformación. Otra de las claves que cuentan es “ensayar menos” para poder improvisar más y no repetir tanto.

La grabación del disco tardó casi tres años y llevó mucho trabajo, es complicado hacerlo acá con el sonido de calidad que uno imagina. La banda es independiente y eso dificultó mucho más el trabajo. Vuelven a hacer énfasis en que es un disco amiguero al ser un colectivo de músicos. Por ejemplo, un amigo de ellos fue a probar una guitarra y terminó grabando una de las canciones. Cuentan también que las composiciones de los temas no tienen autoría propia, sino que son más bien un trabajo colectivo. Hoy disfrutan de la libertad de haberlo terminado y están muy conformes con el trabajo realizado.

Ellos cuentan que los recitados que hacen en los temas son para enaltecer a los escritores y no, como muchos piensan, para “robar la plata”. Esos textos los conmueven y encuentran con la música la manera de conectar eso, buscan la manera de incorporar cada texto según la canción, ¡todo un desafío!

El arte del disco está a cargo de otro amigo de la banda, Fima Díaz. “Nos sentimos en deuda para siempre con él”, nos cuentan. Lo conocieron cuando estaban en la recta final del disco y justo él estaba haciendo un trabajo que se llama Abducciones, una serie de pinturas y dibujos que están en la edición física del disco en miniatura y también en la tapa. Recuerdan además que en sus primeros shows hacían subastas de sus dibujos entre tema y tema, como una especie de juego para estimular al público de la mano de lo lúdico.

Sobre LaBaq cuentan que la conocieron gracias a Usina 99, que además de ser un colectivo de músicos también proveen sonido a otros músicos. Los llevaron a un lugar donde tocaba una brasileña que, según lo que se decía, “rompía todo”, quedaron encantados con ella desde ese momento y entablaron un vínculo instantáneamente. Sus sonidos están entrelazados de alguna manera y por eso decidieron hacer este show en conjunto. Su presencia en el escenario es increíble, es una cantante que viaja mucho y se planta y te convence con su música. “Lo que genera tocando es genial”, afirman.

Previo a un show siempre intentan concentrarse mediante la música, empezar a moverse y a conectarse entre ellos tocando de manera improvisada, como una especie de calentamiento previo a salir a la cancha.

Sobre todo esto y mucho más estuvimos disfrutando de una cálida charla con Sr. Motta donde repasamos todos estos temas y muchos conceptos más, también pudimos apreciar su música en vivo, donde dejaron en claro el espíritu de la banda.

Les dejamos la nota completa aquí, en este link:

Texto: Darío Larmini

15 noviembre 2017 Sapos de otro pozo

Facebook FanBox