Radio Pedal Home

Un mundo permanente

Un mundo permanente

Planetarios es un colectivo que comparte los principios de la permacultura mediante la realización de talleres, conciertos, intervenciones y juegos con el fin de intercambiar saberes con la comunidad y así conformar una sociedad más consciente y respetuosa consigo misma y con el entorno. Florencia Parada y María Neyra visitaron Radio Pedal y contaron acerca de esta práctica cotidiana y global.

El dúo australiano Bill Mollison y David Holmgren da origen al término permacultura y la define como “la filosofía de trabajar con, y no en contra de, la naturaleza; de observación prolongada y reflexiva, en lugar de labores prolongadas e inconscientes; de entender a las plantas y los animales en todas sus funciones, en lugar de tratar a las áreas como sistemas monoproductivos”. Se presentó como respuesta resolutiva a la crisis ambiental y social a fines de los años 70. Hasta ese momento, no se había alertado a la sociedad del uso masivo de insecticidas químicos, pesticidas, herbicidas sintéticos y otros productos similares, ni de su riesgo para la vida como consecuencia de su alta capacidad de envenenamiento y contaminación producida.

Las invitadas explicaron que la permacultura es representada por el gráfico de una flor. Se desglosan desde el centro dos niveles de pétalos: el primero remite a los principios éticos, que son el cuidado de los individuos, sea cual fuere su especie, el cuidado del espacio que habitamos y el reparto equitativo de excedentes, es decir, de lo que se produce. Los pétalos exteriores, o ámbitos de acción, como se les llama también, son el manejo de la tierra y la naturaleza, la bioarquitectura, las herramientas tecnológicas, la educación y la cultura, el bienestar físico y espiritual, la economía, finanzas y tenencia de la tierra, y el gobierno comunitario, que interaccionan en la conformidad del rediseño de un mundo posible y justo en todas sus áreas.

 

En otras palabras: “Es una cultura viva que se adapta a la realidad de cada lugar donde se aplique”. Las planetarias hacen énfasis en el concepto de la conciencia como individuo al momento de crear algo en particular, ya sea un artefacto o un sistema de desarrollo que sea eficiente en su mayor extensión posible de tiempo y sin pretender cubrir una problemática momentánea de manera ligera y poco profunda, bloqueando el hábito del “uso y tiro” de manera desmedida y desacreditando la falsa sensación de recursos interminables; “se entiende que lo que perdura ha sido útil, práctico y bueno”, aclaran.

El colectivo surge en 2013 por la necesidad de cambiar la forma de vida y de cuestionar los sistemas implementados en la educación infantil. Fue así que comenzaron con su primera intervención –en una escuela pública del barrio Pocitos con talleres de huerta urbana–, enseñando a los más pequeños la gesta del alimento que consumen y sus diferencias con los que se hallan en los sitios de comercialización, promoviendo una alimentación más saludable.

Planetarios es una cooperativa de trabajo. Actualmente llevan adelante talleres de huerta orgánica y educación medioambiental en tres escuelas del país: en Aiguá, en el departamento de Maldonado; en Libertad, en el departamento de San José, y en Solymar, en Canelones. Además realizan un taller de farmacia casera en el Instituto de Ciegos y conforman el espacio colaborativo Enlace junto con otros proyectos y emprendimientos que trabajan en diferentes áreas.

La pedagogía que utiliza el colectivo para la realización de los talleres se se basa en el “arte del juego como medio de aprendizaje”, e incorpora la sensibilización de lo que se está realizando en contacto con la tierra, el saludo al sol y la reutilización de los materiales para la señalización de la huerta. El hilo conductor del taller se desplaza por el reconocimiento de suelos, el trabajo colectivo y la observación del proceso. En cuanto a la metodología que proponen a los adultos, cuentan que le llaman “desaprender para incorporar un conocimiento nuevo”, el desafío es mayor al momento de transformar la educación arraigada, ya que cuanto más pasa el tiempo más cuesta el cambio.

Cuestiones acerca de los vínculos, las colaboraciones en el hogar y la comunicación diaria son temas que se plantean en el accionar del colectivo como adultos para adultos. María y Florencia reflexionaron acerca de la falta de espacio en la vida adulta para la experiencia del taller-laboratorio, por estar enmarcados en la linealidad del estudio-hacer y no desde la idea-hacer, desde el oficio como práctica que resulta en la teoría.

Próximamente, el 23 y 24 de junio, realizarán un Ciclo de Formación en Permacultura, que comenzará con el módulo Manejo de la tierra, con el fin de realizar un bioma interno, en Enlace (Av. Agraciada 2332). También realizarán,en vacaciones de julio y en el mismo espacio, talleres para niñas y niños. Por más información acerca de estas actividades: planetarios2013@gmail.com o Planetarios.

 

Texto: Colectivos
Foto: R. Introini fotografía

Escuchá la entrevista completa aquí:

31 mayo 2018

Facebook FanBox