Radio Pedal Home

A silencio, palabras; a olvido, memoria

A silencio, palabras; a olvido, memoria

Las consecuencias que traen sucesos aberrantes como las dictaduras y sus alcances en las múltiples esferas del ser humano son inmensurables. Desconocer es una de las características imperantes de las consecuencias hoy. Desconocer nuestra propia génesis sin duda debe ser de lo más arduo de dimensionar. Pero quizá sea aun más difícil descubrirlo.

La pregunta acerca de quiénes somos se resignifica en Trazos, donde se le dio entidad a la identidad de Liliana Furió, integrante del colectivo Historias desobedientes, hijas, hijos y familiares de genocidas.

Liliana es hija del represor y genocida argentino Paulino Furió. Reconocer quién es su padre la llevó a un largo proceso de resignificación y reapropiación de su identidad, y de la de muchos otros.

Hace casi exactamente un año, el 25 de mayo de 2017, Liliana junto con otros hijos e hijas de represores genocidas se nuclearon bajo el denominador común del pasado. Pero también bajo la misma génesis de pensar un presente, y lo que sería un futuro, distinto: con verdad y justicia.

Sus historias, “improbables”, “inimaginables”, “impensadas”, “inéditas”, “inesperadas”, se materializan en voces que se alzan junto con las de otros cuyas historias, comprobadas, constatadas, repensadas, reeditadas, y que esperan, siguen reclamando por verdad y justicia.

La génesis del horror nos lleva a pensar en una siniestra circularidad conformada por genocidas cuyos genes se convierten para transformar el silencio en voz y el olvido en memoria.

Con verdad y justicia, pero, sobre todo, por la verdad y la justicia.

Los invitamos a escuchar la entrevista completa a Liliana Furió aquí.  

 

Texto: Cecilia Bértola

Imagen: Historias desobedientes, hijas, hijos y familiares de genocidas.

20 mayo 2018

Facebook FanBox