Radio Pedal Home

A perro que no conozcas…

A perro que no conozcas…

… no le espantes las moscas. Nada dice el proverbio de espantar mosquitos…

Muchos se acordarán de la eutanasia de perros que hubo en el departamento de Salto en 2015 y 2016, y las movilizaciones desatadas, en gran parte por la actividad del mosquito Lutzomyia. Este insecto se desempeña como vector de la enfermedad Leishmaniasis visceral, causada por el parásito unicelular Leishmania infantum. Esta enfermedad forma parte de las denominadas enfermedades zoonóticas, sobre las que nos vino a echar luz el doctor en Ciencias Veterinarias Lorenzo Verger.

Lorenzo trabaja en el Departamento de Salud Pública Veterinaria de la Facultad de Veterinaria (Universidad de la República), donde investiga sobre las enfermedades infecciosas emergentes, focalizándose en la mencionada Leishmaniasis visceral.

La Salud Pública Veterinaria implica “la aplicación de las ciencias veterinarias para la protección y mejora de la salud y el bienestar humanos”, explica Lorenzo. Esta área trabaja en tres ramas: en las enfermedades transmitidas por alimentos, en salud ambiental y en zoonosis, estas últimas son las enfermedades que se transmiten de manera natural entre el hombre y otros animales vertebrados.

Según detalla nuestro veterinario invitado: “Existen cerca de 200 de estas enfermedades. Se considera que la mayoría (60%) de las enfermedades transmisibles en el ser humano son zoonosis. Globalmente, afectan a 1.000 millones de personas todos los años y provocan más de dos millones de muertes. Algunas de estas enfermedades son conocidas por la humanidad hace milenios, sin embargo, otras han sido descubiertas hace apenas algunas décadas o han experimentado cambios significativos en los últimos tiempos: las llamadas enfermedades infecciosas emergentes”.

Estas enfermedades son una realidad en Uruguay, ejemplo de ello es el Dengue, a la que se le suma, entre otras, la Leishmaniasis Visceral. Esta última fue diagnosticada por primera vez en febrero de 2015 en perros de Salto, porque los caninos domésticos representan el reservorio principal (el hospedador) del parásito unicelular que, junto con la actividad de un mosquito que se caracteriza por ser tan diminuto como los jejenes (más precisamente, es un flebotomo), asegura la muerte del mejor amigo del hombre. Este mosquito permite el contagio de la enfermedad tanto de perros a perros como de perros a seres humanos.

La claridad expositiva de Lorenzo dejó en evidencia la pasión por su quehacer como investigador y como docente, así como los pormenores de esta enfermedad: su origen, su desarrollo, su transmisión y su sintomatología, tanto en los perros como en los humanos. Fue de gran importancia establecer las particularidades morfológicas que diferencian el Lutzomyia del Aedes Aegypti, así como las diferencias en cuanto a la prevención, porque en este caso, no es posible matar dos mosquitos de un tiro…, ya que, si bien estos dos insectos presentan muchas similitudes, también presentan muchas diferencias.

En el tratamiento de las enfermedades zoonóticas interactúan factores sociales, biológicos, ambientales, meteorológicos, así como una necesaria labor interinstitucional, según cuenta Lorenzo.

Para saber más acerca de los detalles de la enfermedad, su localización y la manera de proceder en las investigaciones, los invitamos a escuchar la entrevista al veterinario Lorenzo Verger.

 Texto: (H)ablando ciencia

En la imagen: Leishmania infantum

22 mayo 2017

Facebook FanBox