Radio Pedal Home

Nada podemos esperar, si no es de nosotros mismos

Nada podemos esperar, si no es de nosotros mismos

El Sindicato de Trabajadores de la Industria Química (STIQ) fue fundado el 16 de julio de 1944, es uno de los primeros sindicatos que surgieron en Uruguay y cuenta con una amplio camino recorrido en materia de derechos a nivel de salud y seguridad laboral. Se organiza a partir de cinco subgrupos: química, veterinaria, perfumería, pinturería y caucho. Cuenta con treinta y ocho bases en la capital y doce en el interior, con un total aproximado de mil doscientos trabajadores afiliados. Raúl Barreto, presidente del sindicato, y José Ferreira, delegado de salud y seguridad laboral, visitaron Colectivos para contarnos sobre su agrupación sindical.

La lucha por la seguridad laboral es uno de los motivos que impulsó la formación del STIQ, focalizados en la importancia del monitoreo de las condiciones laborales. “La salud laboral es la suma de condiciones de trabajo, de bienestar físico, psíquico, de la persona, del trabajador. Puede ser una salud buena o mala según el ambiente, las condiciones y las formas de trabajo; eso tiene distintos factores para medirse: desde los horarios de trabajo, la remuneración, la presión, las condiciones y un gran listado de factores que hacen a las condiciones de trabajo”, explicó José.

En este sector, dos fenómenos se presentan como amenazas claras a la salud de los trabajadores: los accidentes laborales y las enfermedades profesionales. Se trata de enfermedades derivadas del tipo de tarea que desarrollan, un producto químico utilizado, exposición a vibraciones, sonidos, esfuerzo físico, entre otras, que tienen efectos a corto y largo plazo.

José Ferreira comentó que es importante contar con un registro de estas condiciones y sus efectos para poder trabajar mejor a nivel de prevención. Explica que es difícil conseguir datos que identifiquen trayectorias laborales con prácticas dañinas para el organismo, ya que en muchos casos la exposición sucedió tiempo atrás y el sujeto no relaciona su actual situación con dicha experiencia. Se está trabajando sobre esto para que cada trabajador pueda identificar qué productos o condiciones responden a su actual estado de salud.

Consultados sobre si existe monitoreo de los efectos nocivos de los productos químicos, comentaron que el tema está reglamentado a nivel nacional, a través de la ordenanza del Ministerio de Salud Pública Nº 145 sobre vigilancia sanitaria de trabajadores expuestos a factores de riesgos laborales, en la cual se explicitan los nombres de los productos, las enfermedades que pueden causar, cómo detectarlas, cómo analizarlas y los períodos para realizarse chequeos.

En relación a la utilización de elementos de protección, la realidad se aleja de lo ideal.  “Estamos en contra, para nosotros el trabajador no debería usar ningún elemento de protección personal, es decir: las condiciones óptimas de trabajo tendrían que ser que el trabajador esté vestido normalmente y no estar expuesto a un riesgo. Obviamente por razones de sistema de trabajo hay que usarlos”, comentó José Ferreira. Esto se debe a que muchas empresas no cumplen con las normas establecidas para la seguridad del personal. A pesar de que varias han abierto sus puertas a la capacitación en el tema y al cumplimiento de las reglamentaciones, otras eligen omitir la problemática.

El presidente del STIQ comentó: “Hay empresarios que no apuestan al diálogo o cierran las puertas a que los compañeros puedan capacitarse y entender por qué tienen que trabajar de determinada manera”. Esta situación se da en un marco jurídico nacional que penaliza el incumplimiento con la ley Nº 5032 del año 1914 y el decreto Nº 406.

Por otra parte, existe resistencia de los trabajadores en el uso de los elementos de protección, muchas veces, asociada a lo incómodo que resulta. Además, los síntomas de estas enfermedades suelen manifestarse luego de varios años, lo cual condiciona la toma de conciencia sobre la gravedad de la situación.

En el año 2007, junto a otros sindicatos, el STIQ impulsó el decreto Nº 306, enmarcado en el convenio Internacional del Trabajo Nº 155, ratificado por ley, donde se fomenta la participación en los ámbitos bipartitos de empresas y trabajadores. Es el primer sindicato en reglamentar la normativa. Participan desde entonces en instancias de la Comisión Nacional Tripartita y en espacios de la Comisión de Seguridad y Salud bipartita, donde se promueve un ámbito común de planteamiento de problemas, situaciones a resolver y condiciones a modificar.

Un elemento que destacaron como positivo es el diálogo establecido desde hace unos años con la Inspección Nacional de Trabajo, que les permitió lograr que los delegados de seguridad realicen recorridas junto a inspectores y empresarios, pudiendo mostrar la perspectiva del trabajador sobre las condiciones laborales. Los integrantes del STIQ mencionan que la falta de inspectores en los últimos años ha repercutido en un mayor incumplimiento de las normas.

Dentro del sindicato existen varias experiencias de cooperativas autogestionadas, surgidas como formas alternativas para salidas laborales. Raúl explicó: “Ante la falta de empleo y el cierre de fábricas, hay compañeros que han impulsado determinadas formas de cooperativismo. El sindicato de la química es uno de los que apuntala el cooperativismo, que los compañeros se autogestionen”.

Para Barreto la herramienta sindical es el camino válido para reivindicar los derechos. La unión con los otros para alcanzar objetivos en común y una forma de organización elegida sobre otras. Aclara que no basta con la promulgación de un decreto o ley, sino que es necesario la unión de los trabajadores, profundizando el trabajo en el interior del país, rescatando la responsabilidad política de trabajador, de manera de posicionarse como colectivo frente a las opresiones y omisiones. José agregó: “Para nosotros la ley es un papel escrito guardado en un cajón. Si no somos nosotros los que peleamos por los derechos, las conquistas nunca se van a cumplir”.

Texto: Colectivos

Imagen: Marcos De Los Santos

Entérate más del colectivo escuchando la entrevista completa aquí:

24 mayo 2017

Facebook FanBox

Últimos posts