Radio Pedal Home

Las polénticas revuelven una polenta espesa con la ayuda de Cristina Bausero

Las polénticas revuelven una polenta espesa con la ayuda de Cristina Bausero

En nuestro tercer plato del mes invitamos a Cristina Bausero, arquitecta, directora del Museo Blanes, profesora de la facultad de Arquitectura y de Dodecá, para conversar de arte, género, instituciones y política.

Comenzamos el programa escuchando Las histéricas, de la cantante cordobesa y mexicana Liliana Felipe. Reafirmamos que somos un colectivo abierto, diverso, con contradicciones y en continua transformación, que estamos a favor del error como posibilidad y de cuestionar el lenguaje hegemónico como acción para la transformación; ocupamos este medio de comunicación, porque nos parece importante atender y participar en qué se está comunicando y cómo.

Sentimos que estamos en crisis, que necesitamos revolver los espacios micros y macros de poder para sacudir y patear lo que no sirve. Intuimos que nuestros deseos son parte de este sistema al que respondemos y aportamos, pero que nos hace daño. Necesitamos parar, desconfiar y revisar cada acción, porque la lógica neoliberal está en el aire, se mete adentro nuestro en cada respiración. Tomando como referencia la crítica institucional, nos cuestionamos cómo el neoliberalismo se desliza en los cuerpos de las instituciones, mercantilizando toda experiencia estética. Les invitamos a encarnar prácticas instituyentes para tacklear lo instituido. Queremos insistir en el hacer cosas juntas para crear un mundo en el que quepamos todas y todos.

Luego de escuchar Ain´t got no, de esta mujer potente que es Nina Simone, tuvimos la oportunidad de conversar con Cristina sobre su militancia en cuestiones de género en distintos momentos de su vida como arquitecta, docente, gestora, curadora y artista. Se definió feminista y evocó a pensadoras referentes como Rosa de Luxemburgo y Simon de Beauvoir. Reivindicó el lugar de la mujer y la importancia político afectiva que tenemos en este sistema machista que aprendemos y reproducimos. Nos contó lo difícil que fue para ella, mujer, acceder a distintos espacios de poder institucionales y su perspectiva respecto a la condición de hombres y la mujeres en ámbitos de política partidaria. Desde su experiencia en Dodecá, señaló que en la industria cinematográfica las mujeres ocupan roles previamente asignados desde nuestra cultura machista y cómo su tarea docente era cuestionarlos, acercando a los estudiantes a esta temática. Le preguntamos sobre el lugar que ocupaba la mujer artista en el museo y en el arte nacional.

Disfrutamos mucho escuchando cantar a Laura Flores, La noche (de Alejandro Luzardo), quien nos dejó en estado ideal para comenzar a reflexionar junto a Cristina sobre cuestiones poco frecuentadas por nuestra comunidad artística y que para nosotras son urgentes. Entre las que se se encuentran: la tarea de los museos respecto a la relación arte y comunidad; el poder de legitimación de las instituciones artísticas; la participación de la comunidad en la realización de la agenda del museo; y la relación aparentemente unidireccional entre museo y comunidad.

Ya sobre el final de la entrevista apareció, afortunadamente, el cuestionamiento sobre los modos e implicancia de la militancia, en una actualidad atravesada por lógicas productivas y mercantiles.

El tiempo pasó permitiéndonos abordar y profundizar en algunos de los puntos que queríamos conversar con Cristina. Igualmente, no lo podemos negar, nos quedamos con ganas de aprovecharla para meternos juntas en cuestiones que esperamos se conversen en otra oportunidad. Con la fuerza de Violeta Parra y su Mazúrquica Modérnica, nos despedimos hasta el próximo jueves que se viene lleno de grumos.

Texto: Polénticas

Imagen: Polénticas

1 abril 2018

Facebook FanBox