Radio Pedal Home

La música en tiempos de igualdad

La música en tiempos de igualdad

Tramoya hizo una reseña del disco Universal Love, que le canta al amor entre personas del mismo sexo. Aprovechando las canciones de admiración y cariño, repasamos la situación de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT) en Rusia.

El amor es el sentimiento más cantado por los artistas. Sin importar el género musical, los compositores exploran sus sensaciones e intentan transmitir en melodías la emoción vital más universal que existe. Pero la mayoría de estas canciones hablan del amor entre el hombre y la mujer.

Universal Love es un álbum publicado en abril de 2018. Está compuesto por seis canciones icónicas de la música estadounidense, reversionadas con el objetivo de contemplar el amor homosexual. Disponible en las plataformas de streaming Spotify, Apple Music y Pandora, Universal Love fue producido por MGM Resorts y es distribuido a través de Legacy Recordings de Sony Music.

El álbum cuenta con la participación del legendario Bob Dylan, que a pesar de nunca haber hecho declaraciones sobre la comunidad gay, se integró al proyecto e interpretó “He’s funny that way”, una nueva versión de “She’s funny that way” (Ella es graciosa de ese modo) de Frank Sinatra.

Participan además la cantante pop Kesha con “I need a woman to love”, con un giro al tema de Janis Joplin “I need a man to love me”; la artista indie St Vicent con “And then she kissed me”; el vocalista de la banda Death Cab for Cutie, Ben Gibbered, grabó el éxito de The Beatles “And I love her” como “And I love him”; el vocalista del grupo Block Party, Kele Okereke, versionó “My guy”; y la cantautora Valerie June interpretó “Mad about the girl”.

Universal Love es un álbum que visibiliza el amor homosexual a través del cambio de pronombres en canciones clásicas, dando un paso hacia la inclusión de la diversidad sexual en el masivo mercado de la música.

Iniciativas como estas ponen en evidencia las desigualdades vividas por la comunidad LGBT, pero hay países, como Rusia, donde la homofobia es legitimada por el Estado. En junio de 2013 se aprobó la ley contra la propaganda homosexual, que condena con multas y penas de prisión a personas que promocionen la homosexualidad a menores de edad.

Dicha ley ha sido un estandarte para el presidente Vladimir Putin en su interés de transmitir un mensaje nacionalista basado en valores cristianos. A pesar de haberse despenalizado la homosexualidad en 1993, poco después de la caída de la Unión Soviética, la ley contra la propaganda homosexual supone un mecanismo de discriminación y de ataque a la libertad de expresión.

Texto: Noelia Rocha

Foto: The New York Times

 

19 julio 2018

Facebook FanBox