Radio Pedal Home

Jugadores de otro juego

Jugadores de otro juego

En las últimas horas los futbolistas del medio local emitieron un comunicado anunciando cuatro medidas determinantes con respecto al uso de su imagen en los medios de comunicación: no concederán más notas dentro del campo de juego, tampoco participarán en conferencias de prensa que involucren la difusión de fondo de banners, publicidad o patrocinio ajeno al logo de sus respectivos clubes. No aceptarán ningún premio o reconocimiento que asocie su imagen o nombre a una marca comercial.

En respuesta a la omisión intencional de televisar la pancarta que reza #MásUnidosQueNunca, la misiva de los deportistas expresa: “Debido a la censura que hemos padecido de la empresa Tenfield en la difusión de nuestro reclamo por nuestros legítimos derechos, hemos resuelto no dar ninguna clase de entrevista exclusiva o asistir a programas deportivos difundidos por cualquier medio en el que esté involucrada dicha empresa. Sí se atenderá cualquier pregunta de los representantes de Tenfield en cualquier conferencia de prensa”.

Cambios de raìz

“Dejamos de ser prototipos de jugadores de fútbol a trabajadores”, así define a los integrantes de la Mutual Uruguaya de Futbolistas Profesionales, Santiago “Bigote” López, quien hasta hace poco era miembro de Villa Española y ahora es uno de los voceros del reclamo que sostienen los miembros de la mutual con su propia dirigencia para, entre otras cosas, “cobrar lo que corresponde y repartir bien los derechos de imagen que son nuestros”.

A pesar de que el movimiento en los vestuarios de los clubes uruguayos viene desde hace tiempo, la chispa que inició el conflicto vino de afuera, cuando los jugadores de la Selección Uruguaya de Fútboll, encabezados por su capitán Diego Lugano, reclamaron el dinero que les correspondía por sus derechos de imagen a la empresa televisora Tenfield propiedad de Francisco “Paco” Casal. Luego de esto los jugadores locales comenzaron a indagar con respecto a sus propios derechos.

Agustín Lucas, exjugador de Miramar Misiones, explicó que cuando comenzaron a cuestionar los contratos en los que “cedían” sus derechos de imagen notaron que “no estaban bien” y que la dirigencia “estaba defendiendo a la empresa en vez de a los jugadores que representa y ahí comenzó el choque”, el gremio tiene que luchar contra su propios representantes antes de poder elevar la discusión hacia la situación del fútbol.

López aclaró que el objetivo es a largo plazo porque “lo que hay que cambiar es el fútbol uruguayo, que es pobre para adentro y rico para afuera, hay mucha plata en el cielo y poca en la tierra, el dinero termina pasando por arriba de los jugadores”, y agregó: “no es contra Tenfield, porque se entiende que debe tener su ganancia, peleamos porque sea un poco más equitativo”.

Ambos jugadores concuerdan que si se el reparto de dinero es ecuánime “sería un avance, pero si la manejan los mismo dirigentes de algunos clubes se sigue en la misma. Si el Tanque Sisley compra un jugador de Danubio por dos millones de dólares pero no puede pagar los reclamos del año pasado la culpa es del sistema y eso es lo que hay que cambiar”, remarcó Lucas.

Esta protesta pretende avanzar en “la construcción de un jugador de fútbol crítico, que se manifieste, responda y luche por sus derechos, porque más allá de que se busca una mejora económica, se necesita un contexto de jugadores que dignifiquen su realidad”, dijo Lucas. Para López es necesario “mover las estructuras del fútbol, el dinero tiene que entrar al deporte no a los dirigentes, porque si no lo único que logramos es ser ricos un año, ¿y después?”.  

El primer paso que se plantean los jugadores en la lucha por “un mejor fútbol”, es obtener una directiva gremial que los represente porque la actual “no solo no representa al jugador sino que desestima su causa y ataca su credibilidad cuando lo tacha de mentiroso”, detalló Lucas. Uno de los momentos más intensos de la discusión entre las partes se dio cuando los jugadores juntaron 590 firmas para que la directiva renuncie y esta cuestionó la veracidad del proceso. En respuesta los jugadores se concentraron frente a la sede de la mutual, “lo que lograron fue que 590 jugadores se presentaran en persona para dejar bien en claro quiénes son”, puntualizó.

Además, según los jugadores, los dirigentes “intentan bajar el nivel de la discusión” cuando intervienen personajes como “El Pato Celeste”, una persona que “no tiene ninguna relación con la mutual”. Con respecto a los aliados que tienen en su lucha, López señaló que “el mayor apoyo viene de la gente en la calle”.

Si se logra la dimisión de los dirigentes, el siguiente objetivo es “llegar a nuevas elecciones, que ahí se postulen todos los que quieran con sus propuestas y decidir democráticamente”, señaló Lucas. La mayor diferencia será que “ahora el electorado está formado, sabe lo que quiere y lo que precisa”, agregó López. Ambos concuerdan en que “no hay nombres, porque es un grupo grande donde puede haber muchos candidatos”.

La clase política no se han manifestado en esta disputa, “se han llamado a silencio”, remarcó el exjugador de Miramar que agregó. La mutual “es un gremio sin mucha formación, que durante muchos años estuvo naturalizando las situaciones que no eran normales, no es miembro del Pit-Cnt, no tiene una gran historia de conflicto, y tal vez por eso los políticos no aparecen, si fuera el Sunca, ¿cuántos estarían hablando de esto?”

Texto: Leticia Castro

17 febrero 2017

Facebook FanBox