Radio Pedal Home

Ni jefe de familia, ni papá Noel, ni el Papa

Ni jefe de familia, ni papá Noel, ni el Papa

Traidores de Papá es un colectivo de varones surgido en 2014 que lleva adelante espacios de reflexión y cuestionamiento sobre sus privilegios desde una perspectiva antipatriarcal, que acompaña la lucha feminista. Tres de sus integrantes, Sebastián Orrego, Manuel Rodríguez y Emiliano Rossi, visitaron Radio Pedal y nos contaron sobre su experiencia colectiva.

Definido como espacio de varones y conformado actualmente por once personas, el colectivo se constituye como lugar de encuentro con la intención de reflexionar sobre hechos cotidianos marcados por la desigualdad entre hombres y mujeres, cuestionando los actos que surgen desde el machismo y analizando los micromachismos invisibilizados y naturalizados que impregnan la vida cotidiana.

Para los Traidores de Papá la lucha por la igualdad de género implica necesariamente a los varones. Consideran que es entre ellos donde pueden encontrar estrategias para deconstruir estructuras y destruir la complicidad machista. Sebastián cuenta: “Con las compañeras también encontramos espacios, tenemos muchos otros espacios donde poder apoyar y escuchar […], pero es entre varones donde vemos más potente la posibilidad de cuestionarnos entre nosotros para derribar esa complicidad que tenemos”.

El colectivo es semiabierto, trabajan sobre aspectos íntimos de cada uno, lo cual vuelve indispensable la existencia de una base de confianza y conocimiento del otro, además de una impronta propia del colectivo que deriva de la construcción que han hecho sus propios integrantes.

Las reuniones que llevan adelante se basan en compartir experiencia machistas que han vivido o presenciado en el último tiempo. A partir de este intercambio, intentan visualizar las posibles formas de desarmar esos comportamientos. Sobre el nombre del colectivo, explican que hace referencia a la traición al patriarcado, interpelando la historia propia de cada uno. Manuel cuenta: “Me gusta mucho una frase que usamos: ‘traicionar al padre que tenemos adentro’”.

Sobre esta perspectiva antipatriarcal, manifiestan que es un intento de posicionamiento que requiere aún mayor trabajo. No tienen una definición política concreta y aclaran que no son feministas en tanto no son ellos quienes sufren las consecuencias de la violencia machista, sino que son profeministas.

“Con perspectiva antipatriarcal, apoyando la lucha feminista desde nuestro lugar, que quizás va más a la retaguardia, que es un poco lo que creo que nos demandan las compañeras a lo largo de la historia de la lucha”, comenta Sebastián. Manuel agrega: “Lo profeminista viene en el sentido de no colonizar los términos que usan las compañeras porque los varones tendemos en determinadas lógicas a colonizar […]. El término feminismo es un término que lo usa el movimiento feminista de mujeres y nosotros no queremos colonizar ese término”.

Cuentan que han sido mujeres cercanas las que les han marcado algunas de las expresiones machistas que viven y es desde donde logran analizar la problemática y buscar fisuras que generen transformaciones en ellos y en otros varones. Mencionan los espacios cotidianos en donde se dan dichas expresiones, como los gremios, el aula, las tareas de cuidado, algunas tareas laborales, el lenguaje utilizado, el chiste denigrante, entre otros. El cuestionamiento que se hacen a sí mismos apunta a pensar cómo intervenir en cada caso para no ser cómplices de la violencia que implican.

Trabajan en forma conjunta con colectivos feministas, como es el caso del colectivo Minervas, con quienes organizaron el evento Meneo Disidente, que ya va por su tercera edición, además de apoyar actividades junto con la escuela Elena Quinteros y la Coordinadora de Feminismos. Participan en las Alertas Feministas, entre otros eventos, y piensan continuar acompañando esta lucha, desde un lugar activo pero como ellos mismos manifiestan, posicionados en la retaguardia.

No intentan ocupar el lugar de salvadores, ya que entienden que dicho posicionamiento implica continuar reproduciendo la desigualdad. Creen necesario seguir trabajando en su propia transformación y promover transformaciones en otros varones. Dejar de ser cómplices de sí mismos y de otros.

Texto: Colectivos

Imágen: Graffiti de Mujeres creando, foto tomada de feminicidios.net

Enterate más del colectivo escuchando la entrevista completa aquí:

7 Agosto 2017

Facebook FanBox