Radio Pedal Home

Histórico triunfo marrón

Histórico triunfo marrón

A cancha llena se jugó la tercera final de la de Liga Femenina de Básquetbol. El último y definitorio partido de la llamada Copa de Oro tuvo como protagonistas a Bohemios, ganador del partido y flamante campeón de la liga, y a Malvín, histórico ganador del torneo, con 15 campeonatos en su haber.  

El femenino

El básquebol femenino ha venido creciendo en los últimos años. Según datos de la Federación Uruguaya de Basketball, entre 2016 y 2018 pasaron de ser 13 a ser 15 los clubes que trabajan en esta disciplina en sus diferentes categorías. Además del crecimiento cuantitativo, la rama femenina de este deporte también viene creciendo cualitativamente. En 2016 se crea la Liga Femenina de Básquetbol, que reemplaza al antiguo Torneo Metropolitano Femenino, y se amplía así la competencia a nivel nacional (en la rama masculina este cambio se consolidó en 2003). Además, con la creación de la liga, y con el aporte de los clubes, las finales del torneo (y desde este año también las semifinales), cuentan con estadísticas oficiales, que facilitan la difusión del campeonato a nivel de la prensa especializada.

Este año participaron en el torneo mayor Aguada, Atenas, Bohemios, Capurro, Cordón, Defensor Sporting, Deportivo Paysandú, Hebraica Macabi y Malvín. En una aproximación, y suponiendo entre 12 y 15 jugadoras por equipo, participaron unas 120 deportistas, a las que hay que sumarles los equipos técnicos y preparadores físicos. Además de árbitros, mesa y dirigentes. Pero esto es solo la punta del iceberg; como en cualquier deporte, el trabajo de formativas es clave para que la magia se produzca. 12 cuadros tienen actualmente formativas de básquetbol femenino: Aguada, Atenas, Bohemios, Defensor Sporting, Defensor de Maroñas, Hebraica Macabi, Malvín, Nacional, Plaza Nueva Helvecia, Urunday Universitario, Urupan y Yale,

Rumbo a la final

A nivel de mayores, las marronas no fueron las únicas en levantar la copa este año. A efectos de generar mayor competitividad y de que los equipos que no clasificaban a las semifinales pudieran seguir participando en el torneo —ganando así ritmo de juego—, el reglamento de la liga establece la disputa de dos copas, una de Oro y otra de Plata. La primera la juegan los 4 mejores equipos del torneo y la segunda, los segundos 4 mejores, según el ordenamiento obtenido después de la ronda regular y el reclasificatorio.

La fase regular consiste en una ronda de todos contra todos. A partir de los resultados obtenidos en esta ronda, los 4 equipos con mayor puntaje juegan la llamada serie A, un clasificatorio de 3 rondas de todos contra todos. Igual sistema aplica para los equipos clasificados del quinto puesto hacia abajo que juegan 3 rondas de la llamada serie B. Los dos equipos con mayor puntaje de la serie A clasifican directo a las semifinales de la Copa de Oro. Los dos equipos con menos puntaje de esta serie se cruzan con los dos mejores equipos de la serie B. Los ganadores de este cruce clasifican a la semifinal de la Copa de Oro y los perdedores, a la semifinal de la Copa de Plata. Las semifinales y finales de cada copa se juegan en modalidad play off al mejor de tres partidos.

Este año, la Copa de Plata fue para las jugadoras de Cordón, que se consagraron campeonas tras derrotar 59 a 39 al equipo de Capurro, y ganar, de esta manera, el tercer partido de los play off de la final de esta copa. Previo a eso, Cordón logró la clasificación al derrotar a Paysandú, y Capurro, tras hacer lo propio contra Aguada.

En paralelo, la Copa de Oro enfrentó en semifinales a Malvín contra Defensor Sporting y a Bohemios contra Hebraica Macabi resultando ganadores los dos primeros. La primera de las tres finales se disputó en cancha de Bohemios con un triunfo de Malvín (65 a 70); la segunda, disputada en cancha de Malvín, tuvo a Bohemios como ganador y fue el comienzo de un triunfo histórico, tras 15 años de hegemonía de Malvín en el torneo.

La gran final

La tercera final de la Liga Femenina de Básquetbol se celebró el sábado 13 de octubre en el estadio del club Bohemios, que, desbordado de familias y aficionados del básquetbol, dio la bienvenida a los planteles que brindarían un gran espectáculo deportivo. El partido fue muy disputado, aunque Bohemios logró mantenerse siempre adelante en el tanteador, y culminó 9 tantos arriba con un score de 71 a 62.

Las locatarias abrieron el marcador colocándose 6 a 0 arriba y anunciando lo que sería el devenir del partido. Culminado el primer tiempo los equipos se fueron al vestuario con un tanteador de 36 a 24 favorable a las marronas. Tras el receso, el partido reinició con un Malvín concentrado que logró acortar distancias en los primeros minutos de juego. Sin embargo, la reacción de Bohemios no se hizo esperar y cerró el tercer cuarto con 13 puntos de ventaja. Sobre el final del partido, Malvín volvió a acercarse, aumentando la expectativa sobre la resolución en los minutos finales, pero nuevamente las de Bohemios recuperaron el control del juego para quedarse con el partido y el campeonato.

Una de las claves del triunfo de las marronas estuvo en la intensidad de la marca, ya que presionaron la salida de Malvín, obligándolo a cometer errores con pérdida de balones y así hacer muchos tantos fáciles por recuperos de balón. Además, Bohemios apostó a una marca personal sobre Florencia Somma —capitana e histórica jugadora de Malvín y del básquetbol nacional— y sobre Munnazjea Finney —ficha extranjera del equipo playero—.

Por su parte, las jugadoras de Malvín pusieron una gran entrega, haciendo pesar toda su experiencia y no dándose nunca por vencidas, luchando hasta los últimos momentos del partido, incluso con un tanteador adverso y difícil de remontar en los minutos finales.

Como todo deporte colectivo, prima el juego grupal y en ambos equipos se destacó el esfuerzo de todas las jugadoras, tanto por su entrega dentro de la cancha, como por el aliento permanente que daban cuando les tocaba esperar en el banco de suplentes.

En lo individual se destacó la excelente conducción de Camila Suárez (refuerzo argentino de Bohemios), que fue fundamental para sacar la ventaja inicial: en el primer cuarto hizo 9 de los 19 puntos del equipo, y en el final del partido tuvo un alto porcentaje de acierto en los libres que le tocó tirar.

También fue excelente la actuación de la juvenil Florencia Niski, quien además de ser la goleadora, mostró grandes condiciones técnicas y un porvenir enorme en este deporte. Destacaron además los aportes de Fernanda Midaglia, con 9 puntos y 7 rebotes, la marca incesante de Sabrina Molina y Karina Acosta sobre Florencia Somma, y lo realizado por Rossana Dagnino y Juliana Dibarboure en la marca de Munnazjea Finney.

En Malvín destacó Florencia Somma, una guerrera en la cancha, que además de sus condiciones técnicas siempre mostró una entereza anímica impulsando a sus compañeras. También tuvo una gran actuación Florencia Fernández que viniendo desde el banco aportó 15 puntos y gran temperamento para afrontar la final. Realizó un buen aporte Sabrina Bello con toda su experiencia, logrando contener en algunos periodos a Camila Suárez y aportando 7 puntos.

Lamentablemente para los intereses de Malvín fue una mala noche de la norteamericana Munnazjea Finney, que tuvo solo 20% de aciertos en tiros de cancha, bajo nivel seguramente influenciado por la gran marca que le hicieron las jugadoras de Bohemios.

El arbitraje correspondió a Gonzalo Salgueiro, Valentina Dorrego y Alejandra Godoy, quienes tuvieron un desempeño adecuado y lograron controlar el partido sin mayores dificultades.

Al final del encuentro las jugadoras de Bohemios festejaron la primera liga femenina para el club, el triunfo fue de Bohemios y también del básquetbol femenino, que año a año se vuelve un campeonato más competitivo y con mayor nivel de juego.

Texto: Fanny Rudnitzky y Omar Rudnitzky

Fotos: Fanny Rudnitzky

17 octubre 2018

Facebook FanBox