Radio Pedal Home

Entre Patria y María

Entre Patria y María

Minervas es un colectivo de mujeres que desde hace cuatro años lleva adelante la causa feminista desde un enclave formativo que apuesta al encuentro entre diversas experiencias de vida y combate que diariamente enfrentan las mujeres en nuestro país. Para conocer más sobre el colectivo, y en el marco del paro internacional de mujeres convocado el día 8 de marzo, Victoria Furtado y Gabriela Falco visitaron Colectivos.

El asesinato de las hermanas María Teresa, Patria y Minerva Mirabal, sucedido el 25 de noviembre de 1960 por su oposición al régimen dictatorial de Trujillo en República Dominicana, da identidad al colectivo y es uno de los hechos históricos que marca el camino de la lucha feminista del mismo. Con una participación constante de más de 30 mujeres y el apoyo de otro tanto que participan en actividades concretas y de diversas maneras, Minervas se define como un grupo de estructura abierta, que continúa descubriendo nuevos elementos que definen sus causas y que marcan el camino por donde promover y difundir sus reivindicaciones. Cuentan con un espacio de encuentro en el barrio Aguada, casa que comparten con el colectivo de formación popular Escuela Elena Quinteros con quienes intercambian experiencias y formación.

Muchas de las integrantes del colectivo fueron o son militantes de otros espacios, pero encuentran en Minervas un lugar en el cual pensarse y vehiculizar de manera concreta otros reclamos. Encuentran “otra forma de militancia”. Al respecto, Victoria Furtado cuenta: “No encontrábamos en esos otros lugares un espacio para pensar los temas que hacen a las mujeres, a las diferencias de poder y a los temas que nos preocupaban. Lo que nos convocó no fue responder a algo sino, más bien, encontrarnos entre nosotras, mujeres, poder conversar cosas que en nuestros espacios no podemos”.

Su trabajo cotidiano se divide en tres ejes: formación, acción y espacio de encuentro. Consultadas sobre la formación que realizan, cuentan que tienen una línea interna a partir de la cual organizan encuentros mensuales para leer sobre teoría feminista e intercambiar experiencias, tanto de la vida de sus integrantes como de procesos organizativos. A su vez, promueven una línea de formación hacia afuera del colectivo, en la modalidad de talleres, junto a otros colectivos, sindicatos, grupos de estudiantes y diversas organizaciones.

Evidencian la importancia de la formación, de sus procesos de construcción, la diversidad de historias y visiones y la importancia de integrar en sus lecturas cotidianas hechos y teorías sobre el tema escritos por otras mujeres a lo largo de la historia. Victoria menciona: “Intentamos recuperar también lo que otras, en otro momento o en otros lugares, han pensado, han escrito y que, a veces, a las mujeres nos cuesta mucho encontrar los hilos de lo que otras hicieron antes porque eso se invisibiliza, porque es parte de perpetuar nuestra desigualdad”.

Cada feminicidio en Uruguay las encuentra en la calle, junto a otros colectivos de mujeres. Unidas por la indignación, surge lo que denominan, la alerta feminista. “Es una salida a la calle, de mujeres, convocada por la Coordinadora de Feminismos que integramos y más colectivos feministas que integran ese espacio. Es una necesidad fundamental, cada vez que hay un feminicidio, una mujer muerta por violencia machista, estar en la calle, convocar a las mujeres, denunciarlo y desnaturalizarlo”, explica Gabriela.

Otra de las acciones llevada adelante por el colectivo fue la “Caravana feminista: Mujeres contra la violencia y por la vida digna”, un recorrido por diversos puntos del país con el objetivo de generar vínculos con otras mujeres y organizaciones a través de talleres formativos. Este proceso derivó en un encuentro, a fin de año, con todas las participantes de la caravana a modo de integración y generación de contactos para futuras acciones en diversos departamentos.

De la experiencia de la caravana, surge el libro “Mujeres por la vida digna, tejiendo feminismo desde abajo”. Gabriela Furtado dijo: “El objetivo principal fue recolectar esas voces (…) acerca de cómo fue su proceso organizativo principalmente, las características que tiene y cómo se lee el contexto actual en relación a la lucha feminista. Lo que nos interesa poner en el centro es cómo se organizan las mujeres”.

Entienden el Micromachismo como una dimensión estructural de la violencia, que conforma una pirámide y es, en el panorama general de la problemática, una pequeña parte, a pesar de que suceden muchas prácticas del mismo, en los lugares de estudio, en los trabajos, en los sindicatos, y otros diversos espacios. La lucha es, sin duda, en diversos frentes. Implica al ámbito político, pero también al más cotidiano, la calle, la familia, los vínculos cercanos.

Hacer visible lo no dicho, poner el foco sobre lo que sucede con la denuncia y el reclamo, promover el intercambio de experiencias de vida y el ejercicio de historicidad sobre la temática, aceptar la pluralidad de formas de ser y sentirse mujer y feminista, son elementos que construyen el camino elegido por Minervas para interpelarnos.

Texto: Colectivos

Imágenes: Tomadas del FB de Minervas

Entérate más del colectivo escuchando la entrevista completa aquí

27 marzo 2017

Facebook FanBox