Radio Pedal Home

Enter a (in)formar en Informática

Enter a (in)formar en Informática

Investigadores del Programa de Desarrollo de las Ciencias Básicas (PEDECIBA) Área Informática reflexionan y elaboran propuestas para mejorar la investigación en esta área.

Conversamos con los doctores en Computación Dina Wonsever y Diego Vallespir respecto de las inquietudes, reflexiones y propuestas que surgen de varios investigadores del PEDECIBA Informática de generar nuevas instancias de investigación en Informática en Uruguay. La propuesta de este grupo de investigadores radica principalmente en la creación de un Centro Nacional de Investigación en Informática.

¿De qué hablamos cuando hablamos de investigación en Informática?

La tan utilizada palabra software es definida como el “conjunto de programas y rutinas que permiten a la computadora realizar determinadas tareas”. Esta palabra nos lleva a pensar en, al menos, dos ámbitos de acción: en la instalación y uso del software, pero también en el paso previo para ello, es decir, en lo que se requiere, o en quiénes están detrás, para generar ese conjunto de programas y rutinas que permite que nuestras computadoras sean capaces de tanto.

Para conocer las ideas principales de la propuesta del grupo de investigadores de PEDECIBA Informática, quizá merezca la pena, entonces, hacer una distinción preliminar: usar la informática como herramienta es algo distinto a investigar en esta área. Investigar es lo que posibilita la implementación de nuevo conocimiento en Informática y nuevas tecnologías. 

Para ir a lo concreto, Vallespir ejemplifica con la construcción de autos autónomos. En este sentido, el diálogo entre informáticos y mecánicos no se limita a instalar un software, sino a pensar qué es lo que puede hacer el software. En esto radica la investigación Informática: en este caso, en saber qué algoritmos son los que permiten que el auto funcione. Así, la investigación en inteligencia artificial va más allá de la aplicación técnica. De hecho, no son cuestiones técnicas las que impiden resolver los problemas que surgen en esta área, sino la falta de conocimiento de lo que hay que hacer para resolverlos, explica Vallespir, y agrega que, “si pensamos en ciudades inteligentes, hoy en día hay cosas que no se pueden resolver, y no por cuestiones técnicas, sino porque lo que se requiere es generar conocimientos nuevos para hacerlo”.

De larga data

La reflexión y propuesta que surge de investigadores en Informática no es algo nuevo, hace unos veinte años vienen considerando la relevancia de que exista un Centro Nacional de Investigación en Informática, aclara Vallespir. En la actualidad, se plasmó esta iniciativa en la Agenda Uruguay Digital 2020. Esta agenda, elaborada a instancias de la Agencia de Gobierno Electrónico y Sociedad de la Información y del Conocimiento (AGESIC), de Presidencia, consta de cuatro puntos principales, organizados según Visión general, Pilares de la agenda, Objetivos y metas y, finalmente, Marco de ejecución. En este último se incluye como meta, transversal a la Agenda, la creación del Centro Nacional de Investigación en Informática, y que, a su vez, se inserta en el pilar de Gobernanza para la sociedad de la información.

El hecho de que la creación de un Centro Nacional de Investigación en Informática esté contemplada en la Agenda Uruguay Digital 2020 constituye un marco formal para que el grupo de investigadores pueda pensar en las cuestiones que engloban la creación de este centro. Desde hace alrededor de dos años, vienen pensando en torno a complejidades sobre cómo y cuándo implementarlo. A este respecto, dado que consideran que no se crearía en un inmediato o corto plazo, y que hay distintas opiniones sobre cómo hacerlo, entienden pertinente pensar otras estrategias para implementar un salto cualitativo en la investigación en Informática hasta tanto no se concrete la creación del centro.

Atacar el mediano plazo

La propuesta concreta que elabora un grupo de investigadores del PEDECIBA Informática incluye, además de la reflexión sobre la importancia de la creación del centro, dos aspectos medulares en los que hay acuerdo. El primero, la creación de un fondo concursable que genere programas a ejecutarse en cuatro años y, el segundo, que cada programa cuente con un monto por año de 500.000 dólares. Estas constituyen dos grandes diferencias respecto de las propuestas de financiamiento que existen en la actualidad. La primera, referida a la duración de los programas, permite atacar el mediano plazo, según explica Vallespir, lo que no es posible con los proyectos o programas ofrecidos hoy en día, que, en su gran mayoría, abarcan una duración de dos años. La segunda radica en el monto, ya que, actualmente, proyectos de dos años cuentan con una financiación de alrededor de 40.000 dólares a lo sumo, y de aproximadamente 130.000 dólares para aquellos de cuatro años, lo que implica un gran salto económico.

Wonsever y Vallespir aclaran que, desde la perspectiva de proyectos de investigación en el área, el recurso más importante es el capital humano, y que actualmente se ven en la situación de competir con las empresas. Esto se debe a que la realidad evidencia que no es posible asegurar la permanencia de la gente vinculada a la Informática solo por afinidad disciplinar, es decir que el apoyo existente hoy en día a proyectos de investigación no cubre los gastos necesarios para que esa persona permanezca en el área laboral académica. Buscan entonces asegurar la permanencia laboral y, a la vez, profundizar en el conocimiento. Así, el foco central es la formación de recursos humanos, ya que en esta área el gasto en equipos y tecnología es muy baja.

El documento en que se plasma esta propuesta está siendo elaborado, y contará con la firma de todos aquellos investigadores del área que quieran firmar. Posteriormente, será presentado a diversas autoridades a los efectos de que entre en la Rendición de Cuentas 2018.

La Informática en la sociedad

Además del aspecto concreto para generar fondos para el desarrollo de investigación en esta área, los investigadores entienden de suma relevancia dar a conocer esta realidad a la opinión pública, a los efectos de que se pueda tener una percepción sobre la importancia de generar inversión en el desarrollo de investigación en Informática para el crecimiento a nivel país, según expresa Vallespir.

Una pregunta que puede resultar obvia, por un lado, pero compleja de responder, por otro, es por qué es importante desarrollar la Informática en Uruguay.

Según Wonsever, la relevancia del rol de la Informática en la sociedad radica en que las tecnologías de la información están cambiando la vida de la gente, lo que vemos permanentemente en lo cotidiano: en el uso de las redes sociales, en las tecnologías incorporadas en el medio de transporte, en la digitalización clínica, en la digitalización de archivos, etc. En este contexto, el trabajo de la gente se vincula cada vez más con el procesamiento informático. Además, aclara que, si bien en Uruguay hay una importante industria del software, que cuenta con un índice de desocupación cero, lo que falta son recursos humanos, por lo que es imperiosa la necesidad de seguir capacitando gente para seguir en la línea del desarrollo de capacidades avanzadas.

Wonsever aclara que se han desarrollado nuevos métodos pero que estos requieren, a su vez, experimentación e investigación que las empresas no siempre pueden hacer, dado que su esquema depende estrictamente de las necesidades de sus clientes. Esta realidad limita sus campos de acción. Por este motivo, entiende que la investigación va a redundar en la formación de profesionales y en las capacidades de las empresas.

Si bien existen oportunidades de financiamiento, Wonsever insiste en que también debe existir una línea significativa que se ocupe fundamentalmente del desarrollo de capacidades nuevas y de que el país sea capaz de enfrentar nuevas tecnologías de gran complejidad.

Es ahora…

A modo de coda, Vallespir agrega dos cuestiones que entiende que son fundamentales: una es que considera que actualmente estamos en un momento en que el país puede contratar investigadores para que ocupen esos lugares en el programa de fondos que sugieren. Esto se debe a que está saliendo gente con formación de posgrado de Facultad de Ingeniería que no cuenta con cargos de investigación ni en la Universidad de la República ni en otras universidades. Esto no era posible hace diez años, ya que el número de magísters y doctores era muy diferente al actual. Además, es un incentivo sustantivo para que venga gente del extranjero, entiende. Un segundo aspecto es que, a diferencia de otras disciplinas, en la actualidad “el retorno de inversión en Informática es enorme; probablemente sea varias decenas de veces más que la inversión”, según el doctor. “Estamos en un momento histórico” para generar esta nueva instancia de investigación, que requiere de fondos propios para la Informática. Para Vallespir es importante visualizar la relevancia de formar más gente a nivel de doctorado. Explica que la industria del software suele “verse apurada por recursos técnicos, y a veces se pierde la importancia de tener doctores formados para hacer cosas que impacten en la industria”. Muchas empresas que existen hoy en día en Uruguay existen gracias a la formación de recursos humanos, y esto repercute inevitablemente en la industria.

Enter

La propuesta de este grupo de investigadores del PEDECIBA Informática apunta, entonces, a cuestiones que nos envuelven a todos: formación de recursos humanos y su consecuente impacto en el desarrollo de la industria en Uruguay. Sin embargo, ambos investigadores entienden que esta iniciativa no se contrapone al desarrollo de investigación en otras áreas del conocimiento. De hecho, la comunidad científica tiene instancias en las cuales trabaja en bloque ante la coyuntura de inversión en investigación. Sin embargo, sí destacan la relevancia de contar con fondos independientes para el desarrollo de la Informática, que no implica dejar de invertir en otras áreas.

El documento firmado por investigadores de PEDECIBA Informática se presentará a la Rendición de Cuentas 2018, donde se verá a qué se le da Enter…

Texto: Cecilia Bértola

Imagen extraída de la web del Instituto de Enseñanza Secundaria Miguel de Molinos

8 junio 2018

Facebook FanBox

Últimos posts