Radio Pedal Home

…en un ámbito educativo

…en un ámbito educativo

Nos enseñaron que Finlandia tiene el mejor sistema educativo y lo repetimos sin cuestionar la veracidad u objetividad de esa afirmación, quizá porque tuvimos la desgracia de pasar años de nuestra vida en una escuela que nos hizo creer que memorizar y repetir era lo mismo que aprender. ¿Qué es un buen sistema educativo? ¿Qué características tiene un buen profesor? ¿Qué etapa del aprendizaje de un niño tendrá más relevancia en su desarrollo futuro? No conozco la respuesta a ninguna de estas preguntas, pero puedo recomendarles unas películas.

Etre et avoir (Ser y tener. Francia, 2002. Dirección: Nicolas Philibert)

Unos pibitos, de entre 4 y 12 años, acuden a un jardín de infantes/escuela rural con un solo maestro que, como son pocos, les da clase a todos juntos con paciencia y amor. A lo largo del documental, que transcurre durante todo un año académico, vemos cómo estas adorables criaturas aprenden a cocinar, dibujan, se pelean, se lastiman las rodillas y todas esas cosas que hacen los niños y también algunos adultos. Qué aburrido, ¿no? Pues no, porque Philibert captura algo de la esencia humana en las situaciones que retrata, generando una atmósfera cargada de ternura, belleza y profundidad. Los pibitos se frustran, cooperan, le temen al futuro, lloran, piden ayuda y aprenden. Como hacen todos los niños y, también, todos los adultos.

Khane-ye doust kodjast? (¿Dónde está la casa de mi amigo? Irán, 1987. Dirección: Abbas Kiarostami)

Resuelto el tema del jardín de infantes, barajé varias opciones para proponer sobre la escuela primaria. Llegué a la conclusión de que esta era la película indicada porque trata grandes temas que aparecen durante la etapa escolar: qué clase de amigos somos, cómo nos enfrentamos a la autoridad, y cuál es nuestro grado de compromiso y responsabilidad con las cosas que nos importan. En esta película, veremos las aventuras de Ahmed, un adorable niño de ocho años que recorrerá grandes distancias con el único fin de devolverle a su compañero de banco un cuaderno que se llevó por error y así evitar que sancionen a su amiguín. Todo esto contado con la delicadeza y maestría propias de Kiarostami, que empezó, con esta película, la Trilogía de Koker.

Entre les murs (Entre los muros/La clase. Francia, 2008. Dirección: Laurent Cantet)

Llegamos al liceo, una etapa llena de alumnos rebeldes, que parecen destinados al crimen y a la perdición, hasta que llega un profesor carismático, empático y lleno de energía que, en un ratito, logra que todos tengan ganas de recibirse, formar una familia y abrir una caja de ahorro. Por suerte Entre les murs es bastante menos naíf y nos muestra a un bienintencionado e inteligente profesor de un liceo parisino, que podrá ayudar a algunos alumnos y a otros no, le caerá bien a algunos y a otros no, y compartirá o no metodologías pedagógicas y prioridades de aprendizaje con sus pares y directivos del liceo. Además, es refrescante ver una película con pibes de 15 años que actúan como pibes de 15 años, adultos que se equivocan y situaciones que no son blancas o negras.

Bonus: No puedo dejar afuera la universidad. Una película que me fascina, Monsters University (EEUU, 2013. Dan Scanlon) tiene todo lo que el cine para niños debe tener: personajes geniales, buenos chistes, muchos colores y una crítica interesante a ciertas “verdades”. Entre una pavadita inofensiva y otra, los acontecimientos de esta historia nos invitan a preguntarnos si existen caminos alternativos a la educación universitaria, si quien no nació con ciertas características está destinado a fracasar, por más que se esfuerce, o si los ámbitos educativos manejan bien los casos de alumnos que logran excelentes resultados pero sin respetar demasiado las normas preestablecidas. Así, además de entretener a los pibes, los hacemos pensar Qué bien me cae Pixar.

Texto: Micaela Domínguez Prost

20 abril 2017

Facebook FanBox