Radio Pedal Home

8M: parar el mundo para cambiar la vida

8M: parar el mundo para cambiar la vida

La Coordinadora de Feminismos brindó una conferencia de prensa en la que definió y aclaró algunos aspectos vinculados con la movilización y el Paro Internacional de Mujeres del 8 de marzo.

La coordinadora es un espacio de organización de colectivos y mujeres feministas que nació en 2014 a partir del Primer Encuentro de Feminismos en Uruguay. Coordina diferentes actividades, entre ellas, las Alertas Feministas: el encuentro en la calle ante cada feminicidio.

Este año convoca a concentrarse el jueves 8 de marzo en Plaza Libertad y desde allí marchar junto a toda la movilización hasta la intersección de 18 de Julio y Arenal Grande. Antes, durante y al final de la marcha habrá intervenciones artísticas, lectura de programa y abrazos caracol.

La consigna para este año es: “si paramos las mujeres, para el mundo”. El mundo, no la productividad. Visibilizar la importancia de la mujer en todos los ámbitos de la vida es uno de los objetivos, no solo en el trabajo asalariado, también en la casa, en las tareas de cuidados y en la calle. Mostrar todo aquel trabajo invisibilizado que a su vez se vincula con el trabajo pago desde las mismas lógicas de roles impuestos, como pasa por ejemplo con los salarios en educación y limpieza, que son de los más bajos.

“Somos quienes sostenemos la vida profundamente”, dijo Cecilia Menéndez, una de las cinco portavoces de la conferencia. La violencia tiene muchas caras. Una de ellas es la económica. Las voceras contaron que la brecha salarial en Uruguay es fuerte: 30 % de las mujeres que trabajan en el sector privado gana menos dinero que los hombres por hacer la misma tarea y en el sector público llega al 20 %.

Anela Núñez habló acerca de que las tareas domésticas realizadas por mujeres implican 23 % del PBI. La mayoría de las mujeres uruguayas son jefas de hogar, por lo cual recae más peso sobre ellas. Y luego la cara más violenta del machismo, la psicológica y la sexual. El año pasado fueron asesinadas 35 mujeres y aún quedan dos casos sin resolver. En 2018 ya son seis los feminicidios y aún no pasaron tres meses.

“Queremos cambiar la vida. No queremos un cambio para mañana, queremos un cambio hoy”, afirmó Cecilia. Por eso trabajan desde la Coordinadora para construir formas alternativas. Creen que la opresión no está solo vinculada al trabajo, también al derecho de decidir sobre los cuerpos, a decidir cómo amar, cómo construir vínculos “sexoafectivos” y relaciones familiares. “Buscamos un cambio profundo, no superficial, no solo leyes, queremos ir más allá y creemos que es juntas y entre nosotras que lo podemos construir”.

Consultadas sobre las convocatorias paralelas de la Coordinadora de Feminismos y la Intersocial Feminista, aclararon que el espacio de la Coordinadora convoca un paro de mujeres de 24 horas, porque, aunque es parte de la cuestión, el trabajo remunerado no es el centro de la reivindicación. “Nosotras trabajamos 24 horas del día y a veces más”, explicó Ivana Silvera.

“El punto que hace la diferencia con la Intersocial es que nosotras no pedimos permiso a quienes han llevado adelante, en la historia sindical de nuestro país, los acuerdos y las negociaciones con el gobierno, nosotras no pedimos permiso a esa figura porque entendemos que es una figura que reafirma el sistema patriarcal. Es algo que tenemos que tomar de hecho, no pedir permiso […] En algún momento de la historia ese salto había que darlo, y entendimos que era momento de hacerlo.”

Otra diferencia que hace a las convocatorias es la lectura colectiva de la proclama. “No necesitamos que una líder, o algunas mujeres o personas que circulan por el mundo social o por algunos lugares nos representen”. Esto es una diferencia de enfoque: la Coordinadora no pretende cambiar las vidas de otras mujeres, pretende cambiar la vida y son mujeres.

“Es una forma diferente de hacer política, política en femenino”, subrayó Cecilia. Los colectivos nucleados en este espacio entienden que las leyes no resuelven el problema. En algunos casos la legislación puede asegurar las condiciones de vida, pero la experiencia les ha mostrado que las fallas del Estado son sistemáticas. Ejemplificaron con la ley de feminicidio, desde la perspectiva de que lo punitivo nunca es una solución.

“A la mujer le cuesta mucho llegar a determinados espacios y cuando llega, luego de mucho trabajo, la tarea no es fácil, hay obstáculos, basta mirar la realidad para darnos cuenta. A veces no alcanza con cuotas y leyes, se necesitan cambios estructurales que de momento no se logran, pero la idea es que cada día trabajemos para llegar a ellos”, afirmó Anela.

La convocatoria excede a la Coordinadora, hay muchas organizaciones trabajando. Hay infinitas propuestas, muchas en el interior del país. “El 8M día de lucha y resistencia, nosotras lo pensamos, lo militamos y organizamos ciertas cosas, como el autocuidado y los cortes de calle, además de las intervenciones, pero hay muchas cosas que las mujeres están haciendo más allá de nosotras. Esto es parte del movimiento y parte de la transformación de cómo hacemos política”, comentó Pamela Hernández.

La Coordinadora de Feminismos tiene voceras rotativas y construye desde la cercanía, por eso sus ejes para 2018 son el autocuidado y la construcción colectiva de nuevas relaciones y formas de hacer política. En síntesis; mujeres queriendo cambiar la vida, poniendo el cuerpo, juntas y en la calle.

Texto: Valentina Machado

Foto: Rebelarte

La conferencia de prensa de la Coordinadora de Feminismos del Uruguay fue trasmitida en vivo por colegas de Zur, pueblo de Voces; podés encontrarla en su fanpage.

7 marzo 2018

Facebook FanBox