Radio Pedal Home

Hola, Agustín

Hola, Agustín

Su madre no sabe cómo contarle a la gente qué hace su hijo. Y cuando ella le pregunta, él dice que es un hacedor de videos.

Hizo dvd para La Vela Puerca, NTVG, El Cuarteto de Nos, para Campo y Astroboy, ¡entre otros tantos!

Entrevistamos a Agustín Ferrando, de Tiranos Temblad, quien, además, es el realizador de Otra semana en Cartoon, para Cartoon Network, y por eso lo llamamos: para que nos contara todo en nuestro especial sobre los dibujitos.

¿Como estás, Agustín?

Hola, Camilo. Hola, Gastón…

Es como escuchar Tiranos Temblad en vivo…

Hola, Uruguay. Hola, todos…

¿Te estamos interrumpiendo un día de laburo?

Justo me están interrumpiendo la mirada del dibujito. Estuve todo el día mirando dibujitos y me puse a escucharlos a ustedes, y en un punto no sabía si era que yo seguía pensando en dibujitos o si ustedes realmente estaban hablando de eso.

Decinos la verdad, ¿ya te pudriste de mirar tantos dibujitos, o tenés gente que los mira por vos?

Mirá, ahora para lo de los dibujitos tengo gente que me ayuda: mis hermanos. Me pude armar una especie de equipo —a diferencia de en Tiranos, que tengo que mirarme todo solo—. Ahí compartimos, y no sabés la ayuda que es. Igual, tengo que mirar, pero pasé de ver ocho veces un mismo dibujito a verlo tres, más los apuntes de los demás, y es buenísimo. Y también gracias a que es una cosa seria, uno acá está acostumbrado a que las cosas de video sean un producto de entretenimiento o uno informal, y poder hacerlo como siempre soñaste hacerlo, rodeado de la gente con la que lo querés hacer, es gracias a que existe un mercado para los videos fuera de Uruguay que le da mucho más importancia de todo lo que se le da acá.

Es una pena también que la gente que se logra destacar en el audiovisual —nuestra generación, por lo menos— tiene que terminar trabajando afuera. Creo que eso es natural y se va a ir acomodando solo, pero, por ejemplo, ahora que estamos hablando de dibujitos, ¿qué podemos mencionar de industria nacional al respecto? El mundo de Tournier, ponele, que fue uno de los que más se manejó en en el tema de la animación, con Los Tatitos y todo ese mundo…

¿Hay algún dibujito de Cartoon Network que ya no soportes, que digas “no me gustan estos dibujitos”?

En realidad, no debería decírtelo, pero ta, soy sincero: estoy un poco aburrido de Tom y Jerry. El conflicto infinito en sí es medio cansador.

Necesita una evolución esa relación, ¿viste? Hay que llevarlos a terapia de pareja, hay que hacer algo con esa gente. Mirá que ya tienen como 50 años y se siguen peleando…

¿Y cuál es el que disfrutás más: Hora de aventura, Un show más, u otro?

La verdad que a esta altura los disfruto todos: Hora de aventura, Un show más, Escandalosos —uno nuevo—, Steven Universe, son todos dibujitos que cuando llega el momento estoy esperando para ver qué pasó, estoy en un punto como cuando seguís una serie: querés ver un poco más, qué pasa. Y en ese sentido me parece que estamos en una buena época…

-Sí, agarraste una “era de oro”, ¿no?

Yo creo que sí. Por momentos siento un poco de envidia, de pah, ¿por qué no estaban estos dibujos cuando éramos chicos?. Tio Grandpa también es un dibujo —que no sé cómo le pegará a los niños—, pero para mi edad, o para gente más adulta, está increíble. También pienso que nosotros vivimos una buena época.

No sé qué edad tienen ustedes, yo tengo 34. Hace un ratito hablaban de los Teletubbies, o mismo de la onda Power Rangers, más de lucha, de robot. O incluso cuando se creía que la evolución del dibujito iba por el 3D, los canales entraron a hacer dibujos en 3D. Eran cosas que cuando uno prendía la televisión te lastimaba la vista. Era una paleta de colores, unas cosas muy “filosas” que no hubieran logrado conectar jamás. Y como bien decían, me parece que esta es otra “época de oro”. Debe de ser lindo ser niño en esta época. Pero también está bueno ser adulto y maduro en esta época porque se disfrutan en pila estos dibujos siendo adulto.

-¿Vos te das cuenta de que es un honor lo que estás haciendo, no?

Yo no lo podía creer. Siempre fui muy fanático de la TV, y cuando llegó la TV cable, el señor del edificio no lo quería poner. Hasta el día de hoy me acuerdo de su nombre. Entonces tuvimos que esperar a mudarnos de ahí para poder tener cable. Yo tenía como una necesidad contenida por mucho tiempo de ver TV por cable y los primeros años me los pasé mirando Cartoon y MTV, era lo que miraba.

-¿En qué año fue eso?

Yo tendría 17, 18 años, habrá sido en el 99…

-¿Qué tipo de dibujitos veías, qué camada, qué generación?

Estaban Vaca y Pollito, los Looney Toons, lo de Hannie Barbera. Y daban los que veíamos nosotros más de chicos pero en buena calidad, era como volver a ver todo de nuevo. Era lo que miraba, dibujitos y MTV, dibujitos y MTV.

Entonces, tiempo después, cuando tomo conciencia de todo esto que estaba sucediendo, fue como un año de espera, y durante todo ese tiempo pensaba, que no iba a salir, que no iba a pintar. Era como cumplir un sueño demasiado pronto. Yo pensaba: “Después de esto, ¿qué puedo esperar?”.

-¿Vos hacés lo guiones de Otra semana en Cartoon? Los diálogos, ¿te los inventás vos?

Sí, sí, escribo todo. A partir de Tiranos empecé a escribir como parte de mi trabajo. Hasta ahí editaba, filmaba, pero no escribía.

Y los de Cartoon, sí, los escribo todos. Escribo en un par de días cada capítulo.

-¿Cómo se da el contacto con Cartoon Network?

Se da a través de Internet, gracias a Tiranos Temblad, gracias a Youtube, por todo lo que nos da, no?

-¿Pero llega a raíz de que lo ve un capo de Cartoon Network y dice “quiero esto para mi canal”? Porque seguramente esa propuesta te haya llegado para distintos productos…

Es verdad. Mirá, fue el primer año de Tiranos Temblad que me llegaron montones de propuestas para hacerlo en distintos canales, y a fin de año me llegó el contacto de Cartoon Network por mail , y obviamente fue el primer y único canal con el que seguí para adelante, con el que me interesó avanzar. Una lección de desafío, de interés para mi lado.

-¿En qué anda Tiranos Temblad ahora?

Ahora —por decírtelo de un modo metafórico— estoy como tomando aire en la superficie para volver a sumergirme en el mundo Youtube. La realidad es que nadie se imagina el trabajo que lleva hacer cada capítulo, todo lo que implica buscar material, mirarlo, editarlo. Después de hacerlo dos años ininterrumpidamente, sin haber ido a cumpleaños de mis amigos, no haber visto a nadie, faltar a todos los eventos familiares, decidí por unos meses retomar un poco lo que ustedes le llaman “la vida”.

-“Ustedes” somos los que no editamos, los que no trabajamos de eso.

¡Exacto! Todos los días busco material, como lo hago desde hace tres años, y sigo tirando todo para una carpeta. Lo tomo con tranquilidad porque es un proyecto que lo hice porque quiero y porque me gusta. No quiero tener que hacerlo ni por presión ni por nada, no quiero generarme cosas feas de esas que te sacan las ganas de hacer algo.  Entonces lo que hago tiene que ser algo que me sume en mi vida, y todas las veces que sienta que estoy demasiado alejado de mi vida social o que estoy trabajando demasiado, voy a dejar de hacerlo. Porque lleva mucho trabajo y directamente no me da nada, pero indirectamente me da todo.

-Hablás de que tu trabajo consiste en ordenar el caos —obviamente te referís al que hay en Youtube—, pero también decís que el ser humano hace un poco eso, desde cortar el pasto a decir qué cosas importan y qué cosas no. Eso lo dijiste en una entrevista —ya no recuerdo cuál, porque leí varias— y me pareció interesante.

Sí, me parece un acto “noble”. Generar caos es muy sencillo, es algo que lleva muy poco tiempo y es muy fácil de hacer: salís a romper bolsas de basura, vas a contramano por las calles, tirás bombas brasileras para adentro de una casa, etc. Generar caos es muy sencillo y lleva muy poco tiempo y esfuerzo. Ordenar es lo que lleva más tiempo y más esfuerzo. Como metáfora: armar una torre de cartas lleva mucho más tiempo que tirarla, patearla, ¿no? Entonces me parece que siempre es una actitud “noble” la de intentar ordenar el caos de alguna manera, la de generar orden.

-Recuerdo que en esa entrevista te habían cuestionado esto que decís. Gerardo Sotelo, creo. 

¡Puede ser! Me habían dicho si eso no era lo que hacían todos, ¿no? Como lo que hacen los noticieros.

Y ahí está justamente la clave: en los medios —llamémosle “preponderantes”, no sé cómo llamarlos— se ordena el caos, es verdad, pero se ordena como ellos lo quieren hacer, ellos deciden lo que te quieren mostrar. Entonces vos en tu casa tenés una sensación de orden, pero en realidad ellos te están poniendo la importancia de esas noticias, en qué orden van, qué no van a repetir, a qué no le van a dar importancia.

Entonces, me parece que en el acto de ordenar también está la responsabilidad  de tratar de ordenar con ética y sin poner tu opinión o tus intereses por sobre ese orden… ¡paaah! Nos fuimos a la m…

-Volvamos a los dibujos animados! No hay un personaje de dibujitos uruguayo, ¿no?…

No, no hay. En Brasil, por ejemplo, tienen una producción de dibujitos que es increíble —yo no tenía ni idea—, muy buena.

O sea, son dibujitos de esos que ves y no te das cuenta de que son hechos en Sudamérica. Y esto que yo acabo de decir no tendría que tener sentido, pero lo que sucede es que vos terminás viendo cosas de Sudamérica y notás que hay algo que no es parecido a lo que estás acostumbrado a ver desde que sos chico.

Pero en Brasil tienen un nivel increíble y está buenísimo. Hay un dibujito ahora que se llama El hermano de Jorel que hace referencias a cosas de Brasil todo el tiempo, no directamente, no como “llenemos de Brasil esto”, en cosas naturales: las frutas que aparecen son de ahí, las paletas de colores, las referencias culturales… ¡Estaría buenísimo tener algo así!

-¿Y qué dibujito harías?

Ah, no no.  No te puedo responder eso así. Te diría “dame una semana y hablamos”.

-Bueno, te damos una semana y hablamos…

Pero también me parece que en los dibujitos no es tan importante el qué, es más importante el cómo. Imagino dos hermanos y las aventuras de dos hermanos.

Eso puede ser una gran idea, puede no serlo. Como pasa en Hora Aventura —no sé si lo tienen—. Si te digo “es un perro y un humano que están ahí”.

Si lo explicás así no tiene tanto interés. Pero lo ves, y cómo suceden las cosas, cómo se desarrolla todo, las ideas que presentan, los temas filosóficos que tratan, del modo que lo hacen, lo puede disfrutar un niño, lo puede disfrutar un adulto. Creo que ahí está la diferencia.

Entonces, creo que si hiciera un dibujito me preocuparía más en el cómo que en el qué.

7 noviembre 2016 Contame todo

Facebook FanBox