Radio Pedal Home

Genuflexos y Portillo: un mezcladito

Genuflexos y Portillo: un mezcladito

En el programa del miércoles 22 de noviembre, estuvimos charlando con Juan Stoll y Jorge Portillo, integrantes de Genuflexos, una agrupación también conformada por los músicos Guillermo Stoll, Manuel Rilla y Mauricio Ramos.

Comenzamos haciendo un poco de memoria sobre los orígenes de la banda, Genuflexos surge como un colectivo en un taller de plástica y pintura allá por “los dos miles”. En este taller se conocen Guillermo con Manuel y nace la necesidad de formar una banda.

Luego se sumarían al proyecto otros músicos que hoy en día ya no continúan en él.

En los inicios se juntaban a hacer covers hasta que El Garza uno de los antiguos miembros le sugirió a Juan que empezara a probar cosas nuevas. De esta forma arranca un proceso de experimentación que daría como resultado lo que conocemos hoy como Genuflexos.

La banda tiene una estética sobre el escenario muy particular, alternan letras y sonidos extraños con los diferentes vestuarios e implementos que suma el vocalista a sus presentaciones, todo esto da como resultado un combo de sensaciones.

De este componente visual se encarga por completo Juan Stoll quien, como diría su compañero Portillo, “Tiene un kiosko sobre el escenario”.

Juan nos cuenta que sirve para rellenar espacio, la gente se distrae, aunque le da un poco de vergüenza estar ahí arriba haciendo todos esos sonidos raros, quizá por eso aprovecha para resguardarse un poco detrás de los disfraces.

Al hablar sobre su música nos explican que no tienen un estilo definido, las canciones tienen variaciones climáticas y han ido cambiando y evolucionando con el pasar de los años. Se basan en la improvisación musical, lo que da lugar a una maqueta, posteriormente llega Juan y hace lo suyo.

Su primer trabajo titulado “Ex Cine Trocadero (Tempo Mayor)” publicado en julio del 2007, fue grabado en dos etapas, mitad en una sala de ensayo y mitad en un toque con sonido de ambiente, en el desaparecido boliche Pachamama.

Ya en este trabajo se sentaban las bases de lo que se continuaría después: el montaje de registros en vivo.

Cinco años más tarde publicaron el “Roky Marciano”, su último disco hasta la fecha, trabajo que, como nos cuenta Portillo, “es más collage y menos cancionístico”. Su segundo álbum es un trabajo más planificado lo cual no los privó de la improvisación.

Prometen seguir por este camino de exploración en su próximo álbum que está por ver la luz muy pronto. De este nuevo trabajo nos trajeron material exclusivo que nos dimos el gusto de escuchar mientras conversábamos.

Texto: Darío Larmini

Los invitamos a escuchar la nota completa haciendo clic en el siguiente enlace:

29 noviembre 2017 Sapos de otro pozo

Facebook FanBox