Radio Pedal Home

De cinco a zaguero

De cinco a zaguero

De Baby Fútbol a la generación dorada de Miramar Misiones

Gabriel Acevedo el capitán de la categoría 1995 llegó a Miramar Misiones por Wilson “Manzana” Arvelo y participó de la llamada “Generación dorada” del club cebrita. La generación que disputando en la Primera División Profesional, logró hacer un excelente campeonato.

Acevedo empezó jugando en la liga “El corralito” en Baby Fútbol. Jugando siempre de cinco, de defensa. “Siempre jugaba de la mitad de la cancha para atrás”, concluyó.

Su proximidad al club cebrita se dio cuando llegó a probarse al cuadro en séptima, a mitad del campeonato, por recomendación de Arvelo. Jugó un amistoso medio tiempo y cuando termino el partido “me dijo que vaya el lunes al Mendez Piana”, cuenta Acevedo que fue fichado en seguida para vestir la rayada.

Debutando en el Torneo Clausura con Cerro, fue a probarse de cinco. Jugó en esa posición y disputó partidos contra Danubio, River, Sudamerica. Hasta que llegó a cuarta y paso a jugar de zaguero.

Juan Alzubidez, entrenador de cuarta de Miramar, quién ya conocía a Acevedo fue quién le recomendó jugar de zaguero. “Empecé en cuarta jugando más de cinco, de volante tampón. El segundo año en esa categoría tuve una conversación con él y me dijo que me veía jugando en esa posición”. 20 metros más atrás que de cinco, Acevedo empezó a probar jugando de zaguero ya que según Alzubidez, era ordenado. “Desde que probé nunca más salí de la zaga”, comentó Acevedo.

Para Acevedo jugar de cinco o de zaguero, es lo mismo. “Los movimientos son los mismos, pero tenes el arco más cerca” y agregó que de cinco puede pasar que se pierda la pelota porque tenes siempre una línea de cuatro atrás, “más atrás es complicado perderla” dijo ya que al estar próximo a la zona de gol, podría complicarse.

Para Christian Rosi, el zaguero tiene menos responsabilidad en cuanto al juego del equipo. “No tenes la responsabilidad de ser vos el eje para que pase por vos o hacer girar la pelota. Podes marcar y tratar de entregar fácil”, concluyó.

Si bien alternaba en tercera tenía la posibilidad de jugar en su categoría que era cuarta y disfrutar en el segundo año que estaba allí de un gran campeonato que tuvo a Miramar en la Primera División Profesional y que obtuvo un tercer puesto.

“Éramos un equipo muy sólido, sobre todo porque teníamos un buen ambiente en el vestuario”, comenzó describiendo Acevedo ese año y enfatizó en que todos tiraban “hacia el mismo lado”.

Con el paso de los partidos y de los resultados a favor de Miramar (siete partidos ganados seguidos) el equipo comenzó a ganar confianza; “ganamos partidos importantes”. Primeros en la tabla, luego de perder un partido y “tambalear”, se volvió a tomar el rumbo. “Hubieron partidos complicados, pero terminamos terceros en el campeonato” decía Acevedo mientras contó que quedaron por encima de cuadros importantes. “Siendo Miramar y no teniendo nada, en comparación con otros clubes”, concluyó. Además de que fue la oportunidad para sus compañeros, ya que no había tercera porque la primera estaba en la segunda división, de poder estar en primera “o probar la suerte de primera” agregó.

La historia y la realidad que vive Miramar no sólo es interesante en estos tiempos también lo fue en la época de la generación dorada. En ese entonces entrenaban solo dos veces por semana (martes y jueves según Acevedo) porque no le estaban pagando a los técnicos. Y así le pudieron ganar a cuadros como Nacional y River. “La motivación era el grupo de whatsapp, ya que nos veíamos poco. Y a veces nos citaban por ahí”, contó Acevedo.

Su pasaje a primera división “fue largo”. Empezó a entrenar directo con el plantel principal a pesar de que algunos de sus compañeros seguían en una fase de prueba.

A pesar de que el momento de debutar se hizo por esperar por temas de contrato, que para Acevedo en Miramar son temas complicados, su primer partido con el plantel principal fue contra Boston River. “Había muchos nervios, vos nunca sabes cómo va a ser. Ese partido íbamos perdiendo y el primer cambio fue mi ingreso. Puse la primera pelota en la tribuna, ahí ya se te fueron los nervios. Entras en el ambiente y te vas afianzando”.

Texto: Lucía Di Iorio

25 agosto 2016 sin categoría

Facebook FanBox